Problemas al usar un telescopio

Imaginemos esta situación:

Te compras un telescopio para el que llevas ahorrando varios meses. Súper decidido, impaciente y rebosante de felicidad lo montas, esperas a que se haga de noche y miras por el ocular esperando ver increíbles galaxias, cúmulos estelares, planetas y hasta a un hombrecillo verde que te saluda desde su casa, pero entonces… Nada. No consigues ver absolutamente nada.

Toda tu ilusión y expectativas desaparecen. Por la cabeza se te empiezan a pasar ideas como «mi telescopio está roto«; «este cacharro no funciona» o «me han timado«.

No son pocos los que me escriben para consultarme acerca de este problema y, con la poca información que me dan, es más que suficiente para detectar la mayoría de las causas de su problema. Si tú también eres una de esas personas que se han dado de bruces con el negro absoluto al mirar por su telescopio, sigue leyendo.

No consigo ver nada con mi telescopio

Si te has comprado un telescopio déjame decirte, para empezar, que te aseguro que el telescopio no está roto. Lo que ocurre es que manejar un telescopio no es tan fácil como podemos imaginar… Sí, la teoría es muy sencilla, tomamos el telescopio, apuntamos al cielo y vemos cosas bonitas pero, en la práctica, todo es un poco más complejo.

Desde montar el telescopio hasta alinear el buscador o poner en estación la montura, hay una serie de pasos que debemos seguir meticulosamente en los que es muy fácil equivocarse si no hemos manejado nunca un telescopio, así que voy a darte una serie de consejos rápidos y si tras ponerlos en práctica, aún no consigues ver nada, al final te dejaré algo que te va a ayudar.

Mapas celestes

El cielo es enorme y los objetos que queremos ver son diminutos. A no ser que tengas un telescopio equipado con un sistema de guiado automático por ordenador (GoTo, Argo Navis o similar), tienes que buscar los objetos a mano.

Para saber donde están todos estos objetos necesitas alguna clase de mapa que te guie. Obviamente, para leer estos mapas necesitas primeramente conocer e identificar las constelaciones en el cielo. Esto es algo que se consigue con práctica.

Afortunadamente para ti, en nuestra sección descargas encontrarás unas magníficas cartas celestes en PDF que puedes descargar gratuitamente, imprimirlas o comenzar a otear el firmamento.

Existen también muchas apps que nos pueden ayudar a orientarnos en el cielo, aunque no recomiendo el uso de ninguna sobre el terreno, pues la luz de la pantalla cerrará nuestras pupilas, haciendo que perdamos toda la adaptación a la oscuridad (algo necesario para mirar por nuestro telescopio y captar la débil imagen de los objetos celestes).

Para lo que si que están muy bien esas apps son para preparar nuestra observación. Con programas gratuitos como Stellarium podremos elaborar en casa una lista de los objetos que queremos ver cada noche. Aunque de todo esto ya hablaremos en otro artículo.

Alinear el buscador del telescopio

El gran olvidado por los iniciados y una de las partes más importantes de nuestro equipo…

Buscador de telescopio

El buscador es ese pequeño telescopio o láser que va acoplado en la parte superior de nuestro telescopio.

Él es el que nos va a ayudar a guiar nuestro tubo hacia los objetos celestes, pero para eso debemos asegurarnos que telescopio y buscador miran hacia el mismo sitio.

Alinear el buscador es muy sencillo. Tomaremos un ocular de pocos aumentos y con el telescopio buscaremos algún objeto lejano y que se encuentre en la Tierra (la copa de un árbol, una antena lejana, el pico de una montaña…). Una vez centrado ese objeto en el ocular, miraremos a través del buscador y, aflojando y apretando los 3 tornillos que equipa el buscador, colocaremos el objeto seleccionado en el centro de la cruceta del buscador. Una vez hecho esto, haremos algunas pruebas con otros objetos para asegurarnos que lo hemos alineado con éxito.

Los oculares llevan impreso sus medidas en milímetros. Cuántos más milímetros tengan, menos aumento nos darán.

Tipo y tamaño del telescopio

En esto de la astronomía el tamaño importa. Además, no todos los tipos de telescopios sirven para lo mismo.

Cuánto más grande sea nuestro telescopio más luz va a poder captar y, por tanto, objetos más débiles podremos ver. Aunque esto no debe preocuparte demasiado, porque cualquier telescopio puede mostrarte todo lo que ves a simple vista y muchas cosas más, así que salvo que estés tratando de buscar un objeto muy débil, esta no va a ser la causa de tu problema.

Lo que si puede serlo es el tipo de telescopio. Si tienes un telescopio refractor (de los que usan lentes en lugar de espejos) y estás tratando de ver galaxias, cúmulos o nebulosas… Déjame decirte que tu telescopio no está diseñado para eso. A no ser que tu refractor sea enorme (y por tanto carísimo), los objetos que puedes ver con él se encuentran en nuestro Sistema Solar, es decir, la Luna y los planetas esencialemnte.

La calidad del cielo

Conozco a gente que han intentado ver la galaxia M-51 desde la Gran Vía de Madrid, algo imposible.

Por muy potente que sea tu telescopio, si el cielo está contaminado lumínicamente o con partículas de polución, dile adiós a la observación de cielo profundo.

Los astrónomos aficionados nos pasamos la vida haciendo exploraciones en coche en busca de los mejores sitios para llevar a cabo nuestro hobby. Y creedme, no basta con alejarse un par de kilómetros de nuestra ciudad.

Para que os hagáis una idea, yo vivo en San Fernando, la 7º ciudad con más contaminación lumínica de España y, para observar el cielo, debo desplazarme de media unos 70 kilómetros hasta la sierra para conseguir un cielo de calidad (y aún así no es ni mucho menos perfecto).

Así que mi último consejo es que planifiques tu observación. No trates de ver cosas maravillosas desde tu jardín salvo que vivas en mitad de la naturaleza y a 30 kilómetros del vecino más cercano. Busca un lugar apartado y oscuro, lejos del mar o grandes lagos (la humedad también afecta).

Curso de manejo de telescopio

Si con todo esto aún no consigues ver nada, el problema está en que no sabes utilizar correctamente tu equipo.

Para solucionar esto he puesto en marcha un curso online de manejo de telescopios en el que aprenderás todo lo necesario para montar, utilizar y mantener correctamente tu equipo.

Tan solo cuesta 20€ y recibiras por correo electrónico todos los materiales (libro de texto en PDF y cláses en vídeo). Y si además necesitases más ayuda, podrás tener tutorías online por videoconferencia conmigo.

Si quieres más información o comprar este curso, envíame un mensaje a través de la pestaña Contacto.

Y como último consejo, recuerda; como cualquier otra cosa que comenzamos a practicar, la astronomía necesita de paciencia y experiencia. Así que sigue intentándolo, mejora y amplía tus conocimientos, poco a poco comenzarás a ver todas las maravillas que te esperan en el cielo cada noche.

¡Comparte astronomía en las redes!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies